jueves, 28 de octubre de 2010

La chica que saltaba a través del tiempo [Reseña]

Luces apagadas en una casa vacía y... ¡ACCIÓN! Hoy me he visto, acompañada de una botella de un litro y medio de agua, melocotón y un paquete de chicles tropical, la película: La chica que saltaba a través del tiempo.
Sí, muchos pensaréis: "Ya está con los dibujitos otra vez..." Pues sí, pero vuelvo a traeros un film sencillo, de esos "sentimentaloides", pero fresco, perfecto y entre
tenido.

La chica que saltaba a través
del tiempo nos presenta a una protagonista, Makoto, fuera de los cánones de la perfección anime que se suele ver. Más bien, es un desastre (como yo! vaya que sí!), pero es feliz con lo que tiene, sobre todo, con sus dos mejores amigos, Chiaki y Kousuke. Un día, la mala suerte le sonríe y descubre que puede realizar "saltos" en el tiempo. Con ello, convierte el peor día de su vida en el mejor, pero a partir de aquí, usará el poder de forma desmedida y... cada vez que cambia algo, alguien se ve afectado. ¿Para bien? ¿Para mal? La veis y lo descubrís.




Por mi parte, tengo que decir, que adoro el dibujo. Movimientos naturales y paisajes espectaculares. En las figuras humanas muchas veces descuida los rasgos, pero l
os espacios, tanto abiertos como cerrados, son una auténtica delicia y a veces, me quedo más absorta con ellos que con los personajes.




¿Realización? Mamoru Hosoda, realizador de varios animes como One Piece o Digimon, rechazó dirigir El Castillo Ambulante (cágat
e, lorito) para hacerse cargo de ésta. Podría decir, antes de saber nada de este film, que el muy bobo se había equivocado, pero es que la Chica que Saltaba... ganó el premio a mejor película de animación en los Tokyo Anime Awards, el Gertie del festival de cine de Sitges...). El hombre lo hace estupendamente, la verdad.




Y por supuesto, no puedo irme sin hablar de mis queridos personajes. A destacar en todo caso a los tres protagonistas. Makoto, la protagonista, una chica de instituto que sin duda es lo más humano que te vas a encontrar en la película. ¿Qué harías si pudieses dar botes en el tiempo? Ella te dará la respuesta enseguida a tus pensamientos propios, o al menos... en mi caso. Tiene además un acento japonés que al principio te saca un poco de quicio, pero que al final te arranca una sonrisa de lo gracioso que es.
Por otra parte, tenemos a Chiaki. Qué decir de mi personaje favorito. Adoro a este chico, en serio. Transmite la ternura y amistad de que la está compuesto su personaje, no obstante, también ese halo misterioso que te hace reclamarlo una y otra vez.
Y finalmente, Kousuke. Bueno, él es de los tres, el menos importante, pero le llegas a coger cariño. Es ese amigo que te gustaría tener y al que te encantaría ayudar, pero siempre acabas siendo ayudado por él. Totalmente abrazable.















En mi opinión final, tengo que recomendarla si os apetece pasar un buen rato. También recomiendo que la veáis solo, porque te hace pensar y es de esas en las que te gusta reír, llorar, enternecerte, gritar... solo o sola. Creédme, te deja como si fueras especial... único.














Finalmente, os dejo la espectacular portada, porque a mí, me quita el aliento.





¡Quién saltara en el tiempo!

2 comentarios:

  1. jo! me han entrado ganas de verlaa^^

    ResponderEliminar
  2. Yo ya la e visto
    esta genial y siempre sera de mi preferidas

    ResponderEliminar